Medical Marijuana Evaluations

¡¡Nos hemos mudado!!

Todas nuestras novedades ahora estarán en nuestra nueva página web:

El Campo

»

Dic
16

Una niña nos envía ‘El cuento de Mazorquín y Remolachín’

Saray Serrano es una niña que ha enviado este curioso cuento a Silvia Muñoz, gerente de Precocinados El Campo, y cuyos protagonistas son Mazorquín y Remolachín.

Queremos compartirlo con todos porque nos ha gustado mucho. ¡Gracias Saray!

En un campo de maíz vivía un maíz jovencito llamado Mazorquita. Sus padres murieron y Mazorquita se fue a vivir con su abuelo. Su abuelo le contaba un cuento diferente cada noche y hoy le tocaba un cuento especial.

-Mazorquita hoy toca un cuento especial. Decía su abuelo.

-¡Bien! Decía Mazorquita con alegría.

– Empiezo. Había una vez un jovencito maíz ya era maduro y le cortaron le subieron a un camión y allí se enamoro, a lo lejos vio a una hermosa mazorca y parecía estar libre pensaba. Estaba tan distraído que cayó del camión. Pensó que estaba perdido, anduvo durante días hasta que se desmayó. Una remolacha que pasó por allí le vio y se acercó para ayudarle.

-Hola estás bien. Dijo la joven remolacha.

El maíz abrió los ojos y vio a la remolacha.

-¿Eh? Dónde estoy. Se dijo él mismo.

-Estás en Praderas El Campo.

-¿Dónde está el campo de las mazorcas?

-Ahora mismo estás muy lejos de él, se me olvidó presentarme me llamo Remolachín y tú ¿Cómo te llamas?

-Me llamo Mazorquín me llevaban en un camión y caí y tú ¿qué haces por aquí?

-Mis amigos piensan que soy tímido y para demostrarles que no es así les propuse que iría hasta la fábrica Del Campo me haría una foto y volvería.

-Yo no te veo tímido te acercaste cuando estaba en el suelo inconsciente si eso no es de valientes.

-Ya pero tú eres una mazorca que pasa con las zanahorias, son muy fuertes.

-Yo también les tengo miedo pero no hay que hacerse notar.

-Lo tendré en cuenta y ¿dónde te diriges?

-No sé estoy un poco perdido.

-Oye por qué no me acompañas. Decía la joven remolacha.

-Bueno, no tengo nada que hacer.

-Bien seremos colegas. Decía la joven remolacha entusiasmada.

Mazorquín y Remolachín siguieron con su viaje. Cuando se dieron cuenta estaban pasando por el campo de las zanahorias. El único que se dio cuenta fue Mazorquín:

-Eee amiguito. Dijo Mazorquín confuso.

-¿Qué pasa compañero?

-Estamos pasando por el campo de las mazorcas.

-Oh no, ¡me van a pegar!

-Mientras esté yo aquí no.

-Jajaja ¿seguro? Dice una voz oculta en el arbusto.

Remolachin se asustó y se fue tras un árbol. Apareció una sombra, Mazorquín subió la cabeza y era una zanahoria.

-Oh no, le harán daño. Pensó Remolachín.

-Hola debilucho qué haces en mi campo.

-Este campo no es de nadie.

-Eso lo diré yo.

-No sabía que tú mandabas aquí.

-Pues sí y ahora te irás o hare yo que te vayas.

-Tengo que seguir mi camino.

La zanahoria iba a tirar a Mazorquín cuando de repente Remolachín lo evitó dándole un empujón. La zanahoria al ver lo que había hecho huyó.

-Eh amiguito me has salvado eres un valiente no hace falta que sigas con la apuesta.

-Pero ellos no me han visto necesito una prueba y no la tengo.

-Pero tú lo sabes eso vale más que nada.

-Ya lo sé pero ya que he llegado aquí no me voy a echar atrás.

-Entonces nos queda un largo viaje.

Los dos amigos siguieron su camino hasta que llegaron a una fábrica que se llamaba El Campo, era muy grande y de un color rojo vivo. Entraron por una puerta con cristalera vieron unas oficinas, no sabían dónde estaban:

-¿Esta es la fábrica que decías?

-No se, creo que sí vamos sígueme.

-Remolachín no es momento para jugar a los exploradores.

-Tú sígueme.

– Si nos metemos en líos es culpa tuya.

Abrieron una puerta y vieron a personas trabajando y Remolachín vio a su padre:

-Eh es mi padre Remolacho ayúdame a salvarlo.

-Remolachín es el ciclo, nacemos, maduramos, nos cortan y a la cocina.

-No me gusta ese ciclo.

-¿Por qué no?

-¿Es que a ti te gusta el ciclo?

-Sí porque me convierto en una comida riquísima.

-Y yo pero no quiero acabar así.

-Bueno ponte ahí que te sacó la foto. Sonríe.

-A ver cómo ha salido perfecta venga vámonos a casa.

-Ay . Suspiró.

-¿Qué te pasa?.

-Que ya no volveremos a ser amigos, tu apuesta ya está cumplida.

-Eso no es razón para no seguir siendo amigos.

-Tienes razón amigos para siempre.

-Amigos para siempre.

Y así Mazorquín y Remolachín se hicieron amigos para SIEMPRE.

-Bueno qué te parece nietecito ¿te ha gustado?

-Sí me ha encantado ójala fuera esa mazorca por cierto se llama como tú.

-La verdad es que esa es mi historia era joven y me enamoré de tu abuela en el camión en el camino de vuelta la volví a ver y nació tu madre.

-¿Y qué paso con Remolachín?

-Llegó con la foto hasta sus amigos y allí una bella remolacha se enamoró de él, fundó una familia y ya nadie volvió a decir que era un cobarde.

-Venga la cena ya está lista. Decía la abuela desde la cocina.

-Bueno hijo hora de ir a cenar.

Cuando pasaron 20 años Mazorquín le contó la misma historia a sus nietos y así durante generaciones.

Sé sociable, comparte:

2 comentarios

  1. Pipo escribió:

    Hola soy Pipo y tengo 14 años soy fan de tus cuentos.

    1. Salza Gimenes escribió:

      Hola Pipo soy Sanza Gimnes y te dijo que soy fan de la niña y de voz.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR